Comité Nacional de Fútbol Sala

El Comité Nacional de Fútbol Sala es el órgano de la RFEF al que compete la promoción, gestión, organización y dirección de esta especialidad y sus actividades deportivas se rigen por un orden competicional y disciplinario específico, cualidad idénticamente aplicable para los árbitros y los entrenadores.

Además, el CNFS coordina las Federaciones de Ámbito Autonómico y Comités Territoriales, que se rigen en su funcionamiento por la legislación española vigente, por sus propios Estatutos y Reglamentos aprobados por los órganos competentes de las respectivas Comunidades Autónomas y sus propias disposiciones de orden interno. En todo caso reconocen las competencias del Comité Nacional.

Por delegación de la RFEF y para la ejecución de sus fines ejerce las siguientes funciones:

1. Promover, regular y organizar las actividades y competiciones deportivas oficiales de carácter estatal de fútbol sala.

2. Coordinar con las Federaciones de Ámbito autonómico la promoción, organización y desarrollo general del fútbol sala en todo el territorio nacional.

3. Promover la formación e inscripción de jugadores, árbitros, entrenadores, técnicos y auxiliares, colaborando con la RFEF en la formación de cuadros técnicos, la preparación de los deportistas de alto nivel y los planes de preparación de las selecciones nacionales.

4. Todas aquellas que se encomienden a sus órganos técnicos o de gobierno.


Los órganos de gobierno del Comité Nacional de Fútbol Sala son la Asamblea General, el presidente y la Junta Directiva; mientras que los técnicos específicos son las comisiones de Árbitros y de Entrenadores y la Escuela Nacional de Entrenadores.

La Asamblea es el máximo órgano de gobierno y está compuesta por representantes de todos los estamentos. Son elegidos cada cuatro años, coincidiendo con los períodos olímpicos, mediante sufragio libre, igual, directo y secreto. Las competencias de la Asamblea son:

1. Elegir, mediante sufragio libre, igual, directo y secreto al presidente del Comité Nacional.

2. Proponer a la Junta Directiva de la RFEF modificaciones a las disposiciones reglamentarias de fútbol sala.

3. Tratar sobre la eventual moción de censura al presidente.

4. Elaborar, redactar y modificar las reglas de juego, reglamentos deportivos, calendarios y normas de las competiciones de fútbol sala.

5. Establecer las bases de actuación deportiva y económica del Comité.

El presidente del Comité Nacional de Fútbol Sala ostenta la representación legal de éste, convoca y preside la Asamblea General y la Junta Directiva, en las que tendrá voto de calidad, y ejecuta sus acuerdos. Es elegido cada cuatro años, coincidiendo con los períodos olímpicos, mediante sufragio libre, igual, directo y secreto, por los miembros de la Asamblea General y habrá de serlo por mayoría absoluta en primera instancia y por mayoría simple en segunda.

La Junta Directiva estará compuesta por un mínimo de cinco vocales y un máximo de doce, computándose entre ellos a su presidente, que designa a todos los restantes. A la Junta le corresponde:

1. Ejecutar los acuerdos de la Asamblea y los suyos propios.

2. Dirigir y controlar el desarrollo y buen fin de las competiciones nacionales.

3. Cuidar de todo lo referente a la inscripción de clubes, jugadores, entrenadores y auxiliares.

4. Proponer, de forma motivada, a la RFEF la concesión de honores y recompensas, el nombramiento del seleccionador nacional, la designación de los integrantes de los órganos disciplinarios específicos de fútbol sala y el lugar de celebración de los partidos internacionales.

5. Dar cuenta a la RFEF del balance y memoria de actividades anual.

6. Publicar mediante circular las disposiciones dictadas por la propia Junta Directiva de los acuerdos que adopte en el ejercicio de sus facultades.

7. Desarrollar y regular reglamentariamente las competencias y funcionamientos de los Comités Técnicos.


El ejercicio de las facultades disciplinarias en relación con las incidencias acaecidas con ocasión de partidos o competiciones de fútbol sala se ejercen, según se trate de primera o segunda instancia, a través de los Jueces de Competición y de Apelación, licenciados o Doctores en Derecho. Pero si se trata de cuestiones, peticiones o reclamaciones ajenas al orden disciplinario, la competencia para resolverlas corresponder a un Comité Jurisdiccional, compuesto por tres miembros.